REELECCION: DICTADURA CON RESPALDO “POPULAR” DE LA MANO DEL CLIENTELISMO

NO VOY A EMITIR CRITERIO YA QUE MI OPINIÓN EN EL TEMA DE LA REELECCIÓN AUN NO ESTA DEFINIDO YA QUE CUAL SI TUVIESE EN MIS HOMBROS UN ÁNGEL Y UN DEMONIO RECIBO DEL IZQUIERDO Y DEL DERECHO OPINIONES A FAVOR Y EN CONTRA DE AMBAS POSICIONES, AUNQUE PARA SER SINCEROS EN ESTE MOMENTO LA BALANZA PARECE INCLINARSE LIGERAMENTE MAS EN UN SENTIDO… PERO ACLARO ESTOY SOLO CITANDO UN ARTICULO EL CUAL VALOR COMO ENRIQUECEDOR EN CUANTO AL TEMA.

Cadena estadounidense CBS califica a Leonel Fernández como dictador moderno

Santo Domingo, RD.- Un enjundioso analisis publicado en la importante cadena de noticias norteamericana CBS y escrito por el director de los programas de Desarrollo Empresarial para el gobierno municipal de Sucre en Caracas, y articulista de la Nueva República, Daniel Lansberg-Rodríguez, califica a Leonel Fernández como uno de los dictadores modernos de America Latina.

En este análisis, Lansberg aborda el tema de los modernos dictadores o monarcas hispanos, y de cómo planean perpetuarse en el poder mediante el abuso en el uso de los fondos del Estado que rigen, y sobre todo, implementando nuevas constituciones o modificándolas, como es el caso de Leonel Fernández, Evo Morales, Rafael Correa y Hugo Chávez entre otros, según afirma el profesional graduado de la escuela Kennedy de Harvard y de la Universidad de Carleton.

Los nuevos dictadores ya no imponen su voluntad como tradicionalmente lo hacían Trujillo, Somoza o Gómez, sino a través de socavados planes de alegados plebiscitos o referéndums para supuestamente permitir que sea el pueblo quien decida si ellos pueden postularse indefinidamente en el cargo. Claro, los fondos del Estado juegan el rol clave entre el moderno dictador y el pueblo.

A continuación el análisis de Daniel Lansberg, traducido por Margarita Canahuate y publicado en diariohorizonte.com.

El WIKI-CONSTITUCIONALISMO

El año pasado, Hugo Chávez modificó la Constitución de Venezuela y abolió el límite del número de re-postulaciones presidenciales. El proceso entero fue un poco extraño, pero no porque la Constitución era modificada, lo cual es bastante común en América Latina. Tampoco fue porque los cambios implicaban extender los periodos presidenciales (lo cual es igual de común). ¡No,! lo que era inusual en la modificación de la Constitución del 2009 era que se hizo sólo para suprimir la reelección limitada.

Para América Latina la Constitución es únicamente un plástico. Como se ve, aquí los presidentes son excepcionalmente poderosos (Yo viví en Caracas) y por ejemplo, no es extraño encender la televisión y ver la figura de “El Comandante” en casi todos los canales de televisión hablando y explicando temas de las divisas, medidas para controlar disturbios, de crisis energética, y de fenómenos meteorológicos internacionales, como si él fuera omnipotente en el gobierno y en todos los ministerios.

Además, los lideres latinoamericanos tienen la mala costumbre de modificar la Constitución más que otros países del mundo.

Este fenómeno yo lo he bautizado como el “Wiki-constitucionalismo.” En América Latina, las constituciones se cambian con gran frecuencia y con una facilidad inusual (aunque no a través de cualquiera de código abierto proceso de colaboración), como si fueran páginas de Wikipedia.

Las pruebas son abrumadoras: La República Dominicana ha tenido 32 constituciones desde su independencia por separado en 1821. Venezuela sigue de cerca con 26, Haití ha tenido 24, Ecuador 20 y Bolivia aprobó recientemente su décimo séptimo. De hecho, más de la mitad de las 21 naciones de América Latina han tenido al menos diez constituciones, mientras que en el resto del mundo, sólo Tailandia (17), Francia (16), Grecia (13) y Polonia (10) han llegado a doble dígitos. Y el proceso se produce en los gobiernos de todo color político-no sólo los socialistas como los de Chávez y Evo Morales en Bolivia.

Conservadores duros como Álvaro Uribe de Colombia, conservadores moderados como el de la República Dominicana, el presidente Leonel Fernández, se han incorporado también a esta fiesta de nuevos “monarcas latinos” también, tratando de abolir o modificar los mandatos limitados en la Constitución. (Es importante diferenciar entre modificar y reformar. Las enmiendas constitucionales son comunes a nivel mundial, pero en America Latina es una manía verdaderamente excéntrica. Venezuela por ejemplo, ha aprobado 26 nuevas constituciones, y modificó una tres veces.

Muchas de estas reformas van más allá de términos presidenciales limitados. La Constitución de Hugo Chávez del 1999 disolvió la Cámara Alta de la legislatura, reorganizó los cinco poderes del Estado; el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial, el Poder Ciudadano y el Poder Electoral. Además rediseñó y rebautizó la mayoría de los ministerios de su gobierno. El resultado fue el mismo de lo que surge de reestructuraciones de este tipo; un ejecutivo significativamente poderoso en control directo de los ingresos petroleros, de
los nombramientos judiciales, y una vez más, en control del “sello gomígrafo” de la Asamblea Nacional.

La institución de la Presidencia emergió de este proceso de restructuración , intacta, refrendada y mucho más fuerte, mientras que otras instituciones tuvieron que comenzar desde cero, debilitando así la legitimación institucional, la memoria, las relaciones y mandatos necesarios para un gobierno independiente. Este tipo de rediseño dictatorial es una tradición usual entre los caudillos de la región, el icono del hombre poderosamente opresor, que data desde la época del libertador de América del Sur, Simon Bolívar.

De cualquier modo, a pesar de aquellas intenciones autoritarias , los caudillos modernos de hoy abordan el proceso de revisión a la Constitución con cierta delicadeza. Las modificaciones que ellos procuran y finalmente aprueban, raramente contendrán elementos que los afecten, por lo que reemplazar a estos caudillos en ausencia de un levantamiento social masivo puede resultar un tanto complicado. Hubo un tiempo en que los Trujillo, los Gómez y los Somoza del mundo creaban sus propias constituciones atento al poder de su figura presidencial, pero los tiempos han cambiado y estos dictadores o lideres como se hacen llamar, generalmente atentan con legitimarse por medio de los llamados plebiscitos.

Estos líderes se valen del abuso en el uso de los fondos del Estado, lanzan campañas mediáticas masivas con el propósito de encumbrar de que sus constituciones son las mejores del mundo. (Rafael Correa de Ecuador), o que ellos solucionaran los problemas del país (Evo Morales de Bolivia). Estos líderes latinoamericanos han descubierto que preparando paquetes con vastas promesas y derechos al mismo tiempo que las importantes funciones de la cúpula política, que pueden hacer una nueva Constitución lo suficientemente atractiva como para las masas les crean y voten a favor de ellos en un referéndum.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: